"La estadística es la gramática de la ciencia"
— K. Pearson

Nuevo INPC para Nuevos Patrones de Consumo

La última vez que se actualizó el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) fue en 2013. Desde entonces, han cambiado los patrones de consumo de los mexicanos en términos de qué se consume, cuánto se gasta y dónde se adquiere cada bien o servicio, por ello la necesidad de actualizar la canasta básica. Adicionalmente, diversos organismos internacionales, como el FMI, recomiendan realizar este ejercicio periódicamente (ver: Anuncian Cambios Inflación). Para esto, el INEGI utilizó por primera vez encuestas de gasto de los hogares que abarcaran un año completo (ENGASTO vs. ENIGH con periodicidad trimestral).

Como resultado, se contará con 299 genéricos (283 antes), considerando la desaparición de algunos como la larga distancia nacional (en desuso); además, el peso que cada bien y servicio tiene en la canasta también sufrió cambios, e.g. la gasolina Magna pasó de 3.79% a 5.36% (ver hoja 2).

Cobertura Ampliada

Se tendrá mayor representatividad geográfica, al sumarse nueve ciudades en las que se cotizan los precios, sumando 55 en total y una cobertura en las 32 entidades del país. Por otro lado, también se buscará una mayor amplitud en cuanto al número de establecimientos en los que se levantan los precios: 24.3 mil vs. 21.0 mil antes.

Nueva Base: Julio 2018

Además del cambio en ponderadores, también habrá un nuevo año base. Se seleccionó julio 2018 (diciembre 2010 anteriormente), ya que en dicho mes típicamente existe una menor incidencia de factores estacionales.

Sin Efecto Relevante en Perspectivas de Precios y Política Monetaria

La nueva canasta podría reflejar: i) mayor volatilidad dado el incremento en el peso del índice no subyacente (incorpora energéticos y agropecuarios); y, ii) marginalmente, una menor incidencia del efecto traspaso del tipo de cambio al consumidor final dado una modesta contracción en la ponderación de mercancías no alimenticias (ver Tabla 1). Inicialmente, estimamos un posible incremento en la tasa anual de la inflación general de hasta 14 pbs al cierre de año. No obstante, esperaremos a contar con la información completa (publicación 23 de agosto) en caso de ajustar nuestro pronóstico actual (4.2%). Con lo anterior, seguimos esperando que la inflación mantenga su tendencia a la baja, y prevemos poco probable que la nueva medición altere significativamente las próximas decisiones de política monetaria.