"El cambio es ley de vida. Cualquiera que sólo mire el pasado o al presente, se perderá del futuro"
— John Fitz Gerard Kennedy

1El pasado domingo 5 de junio, se llevaron a cabo elecciones ordinarias en México. Doce estados renovaron mandatos de gubernaturas y Congresos locales, mientras que la Ciudad de México (CDMX) –en línea con la reforma política aprobada en 2015- eligió a los miembros de la Asamblea Constituyente, mismos que serán los encargados de redactar la primera constitución de la ciudad.

¿POR QUÉ ERA IMPORTANTE LA ELECCIÓN?
Los 14 estados donde se eligieron representantes contribuyen al 39.2% de la lista nominal nacional, si bien, el porcentaje de participación fue bajo (promedio: 52.0%), los resultados nos permiten identificar  patrones electorales que podrían seguirse durante la elección presidencial de 2018. Destacamos los siguientes: i) el PAN logró su consolidación como fuerza de oposición al ganar la mayoría de las gubernaturas estatales, ii) La baja aprobación presidencial trajo consigo la implementación del voto de castigo, elemento que favoreció la alternancia política en algunas entidades, no obstante, el bajo margen de victoria será un elemento a tomar en cuenta y, iii) si bien, el posicionamiento de MORENA fue menor a lo esperado, su presencia en Oaxaca,  Veracruz y Zacatecas no debe menospreciarse.

IMPACTO EN MERCADO DE DIVISAS
El hito determinante de un impacto sobre los mercados se encontraba estrechamente relacionado con el posicionamiento de MORENA en el nuevo mapa electoral. Si bien, los resultados no deben menospreciarse, lo cierto es que los movimientos que pudo haber ocasionado sobre el tipo de cambio carecieron de significancia.

Cabe señalar, que no se han computado el total de los resultados electorales y que, dado el cerrado margen de victoria en algunas entidades, la revisión de conteos electorales podría ser factible. Estos elementos podrían traer consigo cierta volatilidad con el potencial de afectar –de manera marginal- el tipo de cambio en los siguientes días.

IMPACTO ECONÓMICO

  • Reformas estructurales: La aprobación de las reformas estructurales se llevó a cabo en un contexto de mayoría legislativa. En este sentido, una posible victoria de AMLO o MORENA en 2018–pese a la baja probabilidad de realizarse- podría revertir los efectos favorables que éstas están teniendo sobre la economía –incluyendo la perspectiva positiva de los inversionistas- Cualquier cambio sobre éstas, deberá ser evaluado y discutido por el Congreso, sin embargo, la implementación del ya mencionado voto de castigo podría tener dos posibles efectos: i) una mayor presencia de MORENA en el poder legislativo- dado que AMLO abiertamente se opuso a las reformas- o, ii) parálisis legislativa en caso de que los resultados de 2018 arrojen un Congreso particularmente dividido.
  • Deuda estatal: En lo que respecta al impacto económico presente sobre la deuda estatal, los gastos electorales podrían representar un riesgo para aquellos estados que tienen un alto porcentaje de deuda. Destacamos posibles afectaciones sobre Zacatecas, Veracruz, Oaxaca y Tamaulipas, entidades cuyos niveles de endeudamiento son superiores a la media estatal.
  • Inflación: Las temporadas electorales suelen encontrarse asociadas con incrementos en la demanda de dinero en la economía, sin embargo, la base monetaria no registró incrementos importantes durante los últimos meses. Ello, aunado a la ausencia de traspaso de gasto privado a inflación, inhibe los posibles riesgos sobre alzas en precios.

Para leer la nota completa, clic aquí