• Noticia: Hace unos minutos, la Reserva Federal mantuvo la tasa de interés en un rango de 0.00% y 0.25%, en línea con lo esperado por GFB×+ y el consenso de analistas.
  • Relevante: De forma unánime, se decidió dejar sin cambios la tasa objetivo y el ritmo de las compras de activos, así como sus respectivas guías futuras. Los pronósticos para este año de PIB e inflación se revisaron al alza, y la mediana de proyecciones de miembros apunta a un incremento de 50 pb. en la tasa objetivo en ‘23.
  • Implicación: Si la inflación se desacelera, la postura de la Fed seguirá laxa para permitir que el empleo vea una recuperación completa, aunque no descartamos ajustes en las compras de activos a fines de ‘21 o inicios de ‘22. Prevemos que, aunque se moderará en el 3T, la inflación seguirá elevada en MX, por lo que descartamos bajas en la tasa objetivo este año, incluso podrían comenzar a subir en ’22.
  • Mercados: El rendimiento del treasury a 10 años revirtió sus alzas para escalar 7.6 pb., a 1.57%; el índice dólar se fortaleció 0.6% y el USDMXN subió a $20.30 (+28 cts.).

Mejora panorama económico

El texto apunta que la recuperación en la actividad y el empleo cobró fuerza, por la menor propagación del virus y los apoyos fiscales y monetarios. Se retiró la frase que afirmaba que la pandemia indujo “tremendo daño humano y económico” y se afirmó que, aunque prevalecen riesgos sobre el panorama, el despliegue de vacunas reducirá los efectos de la crisis sanitaria en la economía. En este sentido, se revisó al alza el pronóstico del PIB 2021 a 7.0%.

El comentario sobre las condiciones financieras no sufrió modificaciones, señalando que permanecen acomodaticias.

Inflación elevada temporalmente

En cuanto a la inflación, el comunicado se limitó a mencionar de nuevo que gran parte de la aceleración en los precios es debido a factores temporales. Si bien estima que la inflación PCE supere el 3% a/a en 2021, pronostica que regrese a niveles cercanos al 2% a partir del siguiente año.

Política monetaria: sin cambios… por el momento

Se decidió dejar la tasa objetivo entre 0-0.25% de forma unánime y la guía futura no se alteró: las tasas de interés se mantendrán en su nivel actual hasta lograr el pleno empleo y que la inflación se encamine a superar “por un tiempo” el 2.0% a/a; y, las compras de activos seguirán al menos en 120 mmdd p/mes, hasta alcanzar “suficiente progreso” en el mandato dual. También se reiteró que se ajustará la postura monetaria si surgen riesgos para el cumplimiento de las metas de la Fed.

La novedad fue que la mediana de proyecciones para el nivel de la tasa objetivo estima dos incrementos de 25 pb. para ‘23, cuando antes no se veían movimientos.

Fed será paciente; Banxico podría anticiparse en ‘22

La postura de la Fed permanecerá relajada este y el próximo año para permitir que el empleo logre una amplia y completa recuperación, y sujeto a que la inflación efectivamente comience a moderarse. Si la presión inflacionaria fuera más persistente y el empleo mejorara antes a lo previsto, no descartamos ajustes en las compras de activos entre fines de ‘21 o inicios de ‘22.

En México, si bien estimamos que la inflación se modere a partir del 3T, esta seguirá elevada el resto de ‘21, por lo que consideramos nulo el espacio para más recortes en la tasa objetivo. Incluso, el próximo año, si la Fed comienza a retirar el apoyo monetario (compras de activos) y ello genera episodios de estrés financiero, prevemos que Banxico comience a subir las tasas de interés.