• Noticia: Hace unos momentos, el INEGI dio a conocer la cifra del Indicador de Consumo Privado en el Mercado Interno para abril, la cual creció 25.5% a/a con cifras originales, y 1.2% m/m con cifras desestacionalizadas.
  • Relevante: Sumó su segundo avance mensual con cifras ajustadas, pero perdió vigor frente a la lectura previa. El gasto en servicios creció de nueva cuenta más que el resto, en línea con un menor confinamiento. En su comparativa interanual, el indicador creció a tasa récord, en todos sus rubros, aunque por una fácil comparación.
  • Implicación: La reapertura económica seguirá impulsando al empleo y al consumo privado en las siguientes lecturas; sin embargo, persiste el riesgo de una tercera ola de contagios en algunas entidades y consideramos que la inflación seguirá relativamente elevada el resto del año, lo que pesará negativamente en el poder adquisitivo de los hogares.

Se va diluyendo rebote de marzo

Tras la caída de febrero, el consumo privado logró hilar dos lecturas con variaciones mensuales positivas, aunque en abril mostró una ligera desaceleración. Hay que notar que la mayor inflación (6.08% a/a) pudo afectar negativamente al poder adquisitivo de los hogares, mientras que la tasa de desocupación también fue más elevada que en marzo (4.6% vs 4.4%); por el contrario, entre las variables que pudieron dar soporte al consumo, destacó el repunte en la confianza del consumidor, mientras que las remesas mostraron fuerza (39.1% a/a). La variable apuntó un crecimiento interanual histórico (+25.5%), por una fácil comparación (confinamiento abril-mayo 2020); sin embargo, sigue abajo (-2.7%) contra niveles pre-pandemia.

Se normalizan movilidad social y patrones de consumo

Conforme las medidas sanitarias se van relajando, los patrones de consumo se han ido normalizando. Al igual que en la lectura previa, el gasto en servicios (+2.0%) mostró una mayor expansión mensual que el resto de los componentes, aunque todavía muestra un rezago significativo (-9.7% vs. nivel pre-pandemia).

Empleo y pandemia seguirán definiendo al consumo

Conforme la reapertura económica siga en camino, más empleos se recuperarán y el consumo seguirá mejorando; al mismo tiempo, los patrones de gasto se normalizarán con el menor confinamiento. Sin embargo, no prevemos una recuperación plena del este año, y persiste el riesgo de una 3ª ola de contagios en algunas entidades, que interrumpa la reactivación económica. Por último, la elevada inflación seguirá afectando la capacidad de gasto de los hogares en lo que resta del año.